Member of

MENÚ

Cultura Tributaria en Guatemala. La importancia de la planificación fiscal.

AB OS
October, 2017

Share

Históricamente el tema fiscal en nuestro país ha sido polémico y complejo,  ya que no contamos con una cultura tributaria. Este factor ha sido influido  por los cambios que nuestro sistema tributario ha tenido desde ya hace varias décadas, no obstante uno de los mayores cambios se dió con la firma de los acuerdos de paz, cuyo propósito era fortalecer la confianza de los contribuyentes en las autoridades públicas y por supuesto el aumento progresivo en las cargas tributarias (Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, Historia de la Tributación en Guatemala).

Este factor tan importante se ha visto menoscabado ya que durante los últimos años las autoridades se han visto coludidas en temas de corrupción, con un mal manejo de fondos públicos e incidiendo en la propia Administración Tributaria, afectando así una sana cultura tributaria.

tributos

¿A qué llamamos cultura tributaria?

El Diccionario de la Real Academia Española nos orienta y dice que la cultura es un “conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico”, ahora, al referirnos a la palabra tributaria hacemos referencia a todo aquello relacionado con los tributos, siendo estos una prestación en dinero que debe de entregarse al Estado con el fin de que cumpla con sus obligaciones. Por lo que podemos definir la cultura tributaria, como aquella práctica que tiene una sociedad en cumplir con sus obligaciones tributarias (fiscales).

Ahora bien, los tributos son varios, pero Guatemala cuenta únicamente con dos clases:

  • Los impuestos (Ej: IVA, ISR, ISO, IUSI, entre otros), incluyendo los arbitrios, que aunque nuestro Código Tributario establece que es una clase de tributo el mismo constituye un impuesto, y
  • Las contribuciones sean especiales o por mejoras (Ej: la municipalidad solicita el pago de una contribución por la pavimentación de una calle cercana a uno), que cada una de ellas busca regular alguna actividad cotidiana dentro del entorno de la sociedad.

Comúnmente nos encontramos hablando de impuestos, que es el término que toda persona asocia con la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) y más aún con el pago de los mismos.  Sin embargo, la cultura tributaria va más allá del pago, ya que como lo había mencionado, consiste básicamente en el querer cumplir con las obligaciones que se tienen y estas no siempre se refieren al pago de los mismos.

Ante las diversas obligaciones fiscales, las leyes y las exigencias de la SAT,  es importante realizar una planeación fiscal, tanto para un control adecuado de los pagos como para el cumplimiento de las exigencias de la SAT.

tributos cultura

La planeación fiscal es la estructuración estratégica para que según la actividad que se ejecute pueda optimizarse el cumplimiento de las obligaciones fiscales. Es utilizada mucho o se cree que con ella se pagarán menos impuestos, pero la realidad es otra, la planificación fiscal en sí es poner en un panorama al cliente las alternativas que se tienen para el pago de los impuestos, y determinar cuáles son los idóneos, sin tener que pagar más o menos, según el caso en concreto.

En el ámbito de los negocios es básicamente donde más se deben de pagar impuestos, ya que la vida cotidiana está completamente sumergida en eso, por lo que ir cumpliendo con todas esas obligaciones fiscales es algo que se convierte en esencial y un tema que debe de tomarse con la debida diligencia.

¿Y todo esto de que servirá? ¿Por qué debemos de tener cultura tributaria? ¿Por qué debemos planificar?

En principio nos sirve para evitar problemas a futuro con la SAT, que por cierto se evita con una asesoría adecuada que conlleva una correcta planificación, sino que también refleja los verdaderos estados financieros, ya que si no pagamos el impuesto correcto o en la forma correcta más adelante estaremos recibiendo una cordial visita de auditores de la SAT y esos estados se verán alterados reflejando otra realidad, pero mejor aún, nos quita la ignorancia, es decir, logramos entender el sentido del pago, por eso mismo la cultura y la planificación tributaria se encuentran íntimamente relacionadas, ya que sé que debo de cumplir con mis obligaciones fiscales (cultura) pero también sé que lo que pago es lo correcto (planeación fiscal).

Concluyendo, el no tener cultura tributaria nos afecta únicamente a nosotros, ya que las leyes están y no pueden alegarse de ignorancia (Art.3 Ley Organismo Judicial), por lo que se recomienda informarse y asesorarse en todo aspecto al momento de ejecutar algún proyecto, plan de negocios o actividad que involucre ganancias, aunque esto implique el pago de expertos en la materia, ya que al final será menos costoso que incurrir en omisiones, por ende, no tendré problemas con la SAT.

Alejandro Samayoa.   

Alegalis

Contáctanos para un mejor asesoría: info@alegalis.com

Share

Subscribe





Guatemala

Domani
2da Calle 24-00 Zona 15, VH II,
Edificio DOMANI, Oficina 701
Guatemala, Guatemala, C.A
Tel: (502) 2503-3777
Fax: (502) 2503-3757
info@alegalis.com

 

Avante
2a. Calle 23-80, Zona 15
VH II, Oficina 502,
Guatemala, Guatemala, C. A.

Centro América

LEGIC
info@legic.com
www.legicgroup.com

HONG KONG

Suite 1371, 1301 Bank of
America Tower,
12 Harcourt Road
Central District, Hong Kong
info@alegalis.com

Tel: +852 2115-9628
Fax: +852 2115-9818